Blog de Politica

Creado en 05 Junio 2013 Categoría: Política
Visto: 480
Imprimir

El Movimiento Sindical de Base, MOSBASE, alertó este miércoles en rueda de prensa que la población venezolana puede verse afectada ante un nuevo incremento en el precio que sufrió la harina de trigo y de lo cual, el Gobierno nacional no ha dicho nada hasta el momento.

 

Juan Crespo, Presidente de Fetraharina y miembro de MOSBASE, expresó su preocupación por ser la tercera vez en el año que el producto sufre variación en su precio. “Hace dos semanas acabamos de recibir otro aumento de precio en la harina de trigo, es decir, en la harina panadera y la harina industrial. Indispensable para la elaboración del pan. Una situación que consideramos delicada si tomamos en cuenta que Venezuela es el tercer país en el mundo en mayor consumo de pan”.

 

Explicó, “En enero de este año, la harina panadera estaba en 254 Bs. el saco de 45 kilos. En marzo llegó a 313 Bs. y a finales de mayo a 395 Bs. La preocupación que nos embarga es que el Gobierno no ha dicho nada. Esto es un duro golpe a los consumidores y basados en la Ley de seguridad agroalimentaria, debemos hacer público esto a los fines de que cuando los venezolanos vean que una canilla va a costar cerca de 10 Bs. no se trata de escasez, especulación o que se esté guarimbeando con los productos”.

 

El dirigente sindical señaló que la regulación a la que está sometido el pan es de 5,52 Bs. el kilo y de acuerdo a los nuevos costos del saco de 45 kilos, su precio no podría ser menos de 8,77 Bs. por kilo. “A eso tenemos que agregarle el flete, sobre todo cuando la harina es llevada a las diversas regiones del país, la luz, el teléfono, mano de obra y pasivos laborales. Por eso vemos con preocupación que podría haber escasez de canilla, de pan en general e inclusive de harina de trigo”.

 

Aseguró que una las razones de la escasez de harina es la reducción de la jornada laboral producto de la aprobación de la nueva Ley orgánica del trabajo, los trabajadores y las trabajadoras, LOTTT. “Los que trabajamos en procesos continuos, en este caso, los molinos y pastificios, ahora tenemos que descansar dos días a la semana. Vemos de buena manera el descanso, pero nos preocupa que vamos a descansar más y vamos a producir menos”.

 

Hizo un llamado a Nicolás Maduro. “Los movimientos de base le pedimos al Presidente Nicolás Maduro, que viene de las filas del movimiento sindical, que aquí se reactive el aparato productivo, que se le den oportunidades a los venezolanos a que produzcan y no estar dependiendo de la importación porque el 80 por ciento de los productos que consumimos son importados”.

 

Exhortó al Gobierno nacional a definir “Una política más clara de lo que va a ser el futuro económico de este país” y rechazó “La libreta electrónica que están intentando implementar en el Estado Zulia y el racionamiento en Caracas. Esa no es la medida, porque si reactivamos el aparato productivo deberíamos tener libre competencia de productos y en los supermercados suficientes productos para escoger”.

 

“Apoyamos la inversión en este país. Porque si hay inversión, habrá empresas, empleo, movimientos sindicales de base, contratos colectivos y mejora en la calidad de vida”, acotó.

 

Por su parte, Iván Freites, Secretario de profesionales y técnicos de la Federación unitaria de trabajadores petroleros de Venezuela, FUTPV, afirmó que los trabajadores llegaron al “Precipicio de la situación laboral cuando luego de un incremento de la inflación del 6 por ciento, sólo en el mes de mayo, el Gobierno nacional se niega a discutir y aprobar convenciones colectivas vencidas”.

 

Denunció, “El pasado fin de semana, en Coro y Punto Fijo, hubo escasez de gasolina de 95 octanos por lo que tuvieron que traer gasolina del Zulia, un estado que no produce ese combustible. Eso indica que fue adquirida en el exterior. Miente Rafael Ramírez cuando dice que no importamos gasolina. ¿Cómo es que traen gasolina al Estado Falcón que es de donde debería salir la gasolina? Eso no pasó ni en 2002 cuando el paro petrolero”.

 

Explicó que mientras la industria petrolera es un “caos” se habla de armar a los trabajadores. “Aquí se habla de milicias obreras. A los trabajadores hay que armarlos con sus contratos colectivos, con aumentos de salarios y con cañones que disparen pollo, harina precocida, aceite y leche. ¿Oíste Nicolás? Eso es lo que queremos los trabajadores y los venezolanos”.

 

Juan Crespo e Iván Freites estuvieron acompañados por Pablo Zambrano, dirigente sindical del sector salud y William Bravo, miembro del sindicato petrolero del Estado Trujillo. (Nota de Prensa)

Última actualización el Miércoles, 05 Junio 2013 20:21

Twitter