Blog de Sucesos

Creado en 04 Junio 2013 Categoría: Sucesos
Visto: 10141
Imprimir

Una niña de 14 años ha sido detenida por agentes de la Policía Nacional como presunta responsable de delitos de pornografía infantil y contra la integridad moral por difundir un video sexual en el que aparecía una compañera de instituto. Con tan sólo 13 años de edad, la víctima se grabó con su propio teléfono móvil en actitud erótica debido a un compañero que le malinfluenció y que simplemente buscaba burlarse de ella. Las aplicaciones de mensajería instantáneafacilitaron la rápida difusión entre alumnos del centro escolar. La Policía insiste a los menores que nunca hagan fotos o grabaciones de video de carácter sexual.

 

Las nuevas tecnologías han facilitado la peligrosa práctica del sexting o envío de imágenes de contenido sexual vía internet con la ayuda de ordenadores portátiles, dispositivos móviles como smartphones otablets. Hay que saber que actuar de ésta manera puede provocar chantaje, ciberacoso sexual o acoso en el entorno escolar, también conocido como grooming o bullying, que pueden perjudicar y afectar gravemente la vida de la víctima.

 

Un compañero por el que la víctima sentía cierta atracción, le insistió e influyó para que grabase el video en cuestión. Lo que buscaba el menor era sencillamente la de ridiculizar a su compañera, siendo él mismo el primero en difundir las imágenes. Aun así, no han habido detenidos al tener todos los involucrados menos de 14 años de edad y no poder imputarles penalmente.

 

Difusión contenida

 

El video se divulgó rápidamente a través de una aplicación de mensajería instantánea para teléfonos móviles llegando a numerosos alumnos del centro escolar. La difusión ha sido contenida por los agentes deteniendo a una de las responsables, de 14 años de edad. Los demás alumnos implicados han sido comunicados que poseer, difundir o exhibir material de contenido pornográfico de menores de edad es delito y que el daño a las víctimas es considerable.

En este último año han habido varios casos similares con fotos y vídeos de jóvenes actuando de forma sexual ante la cámara, y que son difundidos por venganza, chantaje u otros motivos personales. La Brigada de Investigacón Tecnológica de la Policía Nacional insiste en que realizar éstas prácticas contra el honor o la intimidad es delito, así como participar en ellos puede tener efectos desastrosos. Por ello, los expertos señalan que padres e hijos establezcan unas normas de uso de las tecnologías, que incluyan respeto y mucho cuidado con inernet. (ABC)

Última actualización el Martes, 04 Junio 2013 20:01